lunes, 26 de enero de 2009

Aprobados por Dios.

                                                                                                                                                                      
Una reconocida maestra y misionera enseñaba Teología en un seminario bíblico de latinoamerica a varios pastores y lideres de varias ciudades, entre ellos estaba uno que era pastor de una iglesia ubicada en una zona de difícil acceso.   Este hacía mucho esfuerzo para aprobar las materias, pero por más que se empeñaba, su promedio era bajísimo.   La maestra buscaba la mejor 
metodología, para que este humilde pastor aumentara su promedio.   Pero todo parecía  imposible. 
Cierto día, en el plantel del seminario, decidieron cambiar los vidrios de las ventanas, y para sorpresa de la maestra, el pastor que siempre reprobaba , se presentó con una solicitud, la cual consistía en pedir vidrios para su casa.   
La maestra pensó... Este no aprueba las materias, y todavía viene a solicitar vidrios.  Pero, a pesar de sus pensamientos  la maestra, terminó regalandole unos cuantos.     
Un buen día, este pastor pedió a la maestra que predicara en su iglesia y que a la vez hiciera una presentación con títeres para los niños de su comunidad.   

Llegado el día, la maestra se dirigió a la iglesia del humilde pastor, caminaron muchísimo , pasaron varios obstáculos,  hasta llegaron a un lugar donde el vehículo ya no podía entrar, por lo difícil del camino.   Al  fin estaban allí  y ....Sorpresa la iglesia estaba en una loma y habían asistido muchísimas personas y niños.    El evento se llevó a cabo, el Espiritu Santo se movió de manera preciosa y hubo muchos salvos.   Además los niños tambien fueron ministrados.   Todo era bajo el poder de Dios.   
Al Finalizar todo, el pastor les invitó a pasar a la casa pastoral, la cual tenía por paredes láminas y hasta palmas de coco.   Este muy contento, le dijo a la maestra:   Mire hermana, los vidrios que me regaló, están en esa ventana,   la cual antes tenía que cubrir con madera, para que el polvo no entrara, ahora con los vidrios, ya el cuarto está iluminado.   Gracias maestra, su vida ha sido de mucha bendición para mí.
La maestra estaba conmovida, y cuando supo que ese humilde pastor era muy usado por Dios, y que tenía un ministerio respaldado por Jesucristo, todavía estaba más conmovida; pero el acabose fue cuando el Espíritu Santo le dijo: mira hija,  este mi siervo reprueba tus exámenes, pero los míos los tiene aprobados. 
La maestra lloró y pidió perdón a Dios por lo injusta que había sido con él.  

Quiza para otros lo que haces no sirva de nada y te consideren reprobado(a), pero procura como dijo Pablo a Timoteo "Presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse."

procuremos aprobar los exámenes de Dios, viviendo de acuerdo  a su voluntad y disponiendo los talentos y dones que Él nos ha dado, para la extensión del reino de los cielos.

Aunque otros no vean talentos en tí,  Dios si los ve y está muy complacido cuando los dispones para él   

No desistas, sigue adelante aprobando para Dios.

con cariño para tí. 
 
 

4 comentarios:

mividasinmi dijo...

llevo dias leyendo tu blog y de verdad han sido de gran bendicion para mi....
sigue asi...
bendiciendo a la gente ke pasa por aki!!!
tu seras el doble mas bendecida...
bye+

juanmanuel dijo...

Luisa, lo de los niños es maravilloso, ya que ellos son muy sinceros y sobre todo ser respaldado por Dios, saludos y que Dios te de grandes bendiciones.

ARAUNAPEKA dijo...

Una buena lección para aprender y no ser reprobados por Dios. La humildad de corazón, la disposición para servirle, el Amor por las almas aún de los lugares más apartados, eso hizo de este hombre de Dios, un aprobado para el ministerio.
Gracias por esta historia, seguiré pensando en ella. Un abrazo para ti, Muchas bendiciones Hermana

Jose Alfredo Lievano dijo...

Que historia mas conmovedora y que verdades tan profundas se encierran en ella.

Sigue adelante.

Jose Alfreod