jueves, 9 de abril de 2009

ES MOMENTO QUE LA FAMILIA CUMPLA CON EL ROL QUE LE FUE ASIGNADO.







Las Ciencias  Sociales hablan de agentes socializadores, dentro de los cuales están, según el orden de jerarquía:

1. La Familia
2. La Escuela
3. la Iglesia
4. los grupos de amigos
5 . Los medios de comunicación social; entre otros.

Dios Entregó a la familia el don de ser modelo en todo y de administrar los bienes de Dios entre los cuales están los hijos, la herencia de Dios (Salmo 127).   Por ello es reconocida como el primer agente socializador, donde los niños aprenden valores, principios, normas de cortesía, es decir aprenden a ser entes sociales y productivos para la sociedad.   En el seno de la familia el niño aprende a temer a Dios.  Por ello además; la familia es la base de la sociedad y si  ésta anda mal en todos los aspectos, entonces la sociedad lo reflejará.   
Nos damos cuenta que en todos los lugares del planeta hay problemas sociales de diversa índole, entre los cuales están la violencia, las pandillas, el sexo ilícito, el aborto, la delincuencia juvenil, la drogadicción, las violaciones, la mentira, la hipocresía,   hay una tremenda contaminación y aunado a esto están los medios de comunicación que ahora se han convertido en las niñeras electrónicas que llenan de basura los hogares y esto es lo que alimenta a la familia, los medios de comunicación tienen la capacidad de condicionar las mentes y actitudes de las personas a tal grado de decidir por ellas, en todo sentido.   

¿Que hace la familia para detener este cáncer que se está filtrando en el seno de la misma?

Este cáncer está minando las bases de la familia y las está llevando al caos, a la desintegración y lo más triste los hijos son el blanco  directo de esto.
 Hoy en día se oyen gritos  que emergen del corazón mismo de la sociedad, gritos desesperados pidiendo ayuda y no la encuentran.   Y saben muchos de esos lamentos son gritos de jóvenes sin escuchar por la misma familia, ya que ignoran, lo que está sucediendo en el corazón de sus hijos, ignoran que los problemas de los padres son absorbidos por los hijos.   Padres no debemos olvidar que nuestras decisiones afectan en gran manera el corazón de nuestros pequeños.  
Cierto día se me acercó una jovencita de trece años de edad, llorando y pidiendo que le ayudara, ya que no soportaba más y deseaba desaparecer de este mundo, y al preguntarle cual era el motivo, me respondió: "mis padres pelean día y noche y mi padre hasta ha amenazado que si mi madre no sigue con él se quitará la vida,  ¿qué hago maestra, la verdad que los amo  y no quiero perder a ninguno de ellos?"

Otro chico de quince años,  cuando un día estaba conversando con él sobre su conducta y situación de violencia que a diario manifestaba en la escuela y en la comunidad, me respondió:" la verdad que a mí desde los seis años me ha tocado valerme por mi mismo, mi mamá me dejó sólo con mi padre,  y luego cuando cumplí 10 años ella decidió quitarse la vida.  Allí perdí la esperanza de un día poder vivir nuevamente con ella.   Así que para mí la vida no tiene sentido y me importa poco como la viva"

Luego visitando a un chico de 17 años en un reclusorio para menores, al platicar con él y preguntarle el motivo de haber ingresado en la Pandilla conocida como la Mara Salvatrucha (MS) me contestó: todo comenzó como un juego, sólo tenía 10 años cuando empecé a vacilar con la mara, mi abuela nunca me regañaba y creo que  a ella nunca le interesé, la verdad que a nadie le he interesado, mi mamá me abandonó con mi abuela cuando solo tenía 6 meses de edad y mi padre murió cuando yo cumplí 2 años.   Desde que tengo memoria he andado en la calle y no conocí de reglas, de disciplina, pero a los de la mara si les interesé, al principio cuando me brincaron ("ceremonia de iniciación en la pandilla, la cual consiste en que al interesado en ingresar por 13 segundos le dan una tremenda paliza), tuve miedo, cuando vi lo cholos (grandes, fuertes) que eran los que me iban a brincar, pero ellos al verme pequeño y delgado, el jefe buscó a unos  de mi tamaño para que me brincaran.  Y así en un abrir y cerrar de ojos ya estaba en la mara, y esa ha sido mi familia; pero  sigo sólo, mi familia ahora se olvidó de mí, así que cuando usted pueda visíteme, lo necesito y se lo agradezco."

Otro Chico un día de invierno tocó a mi puerta, para que le diera abrigo y un plato con comida, al preguntarle por su familia, el me contestó: "es que me da pena decirle, pero mi papá hace una semana se fue de casa y mi mamá de angustia está hundida en el licor, y mis hermanos y yo no hemos comido nada, asi que maestra, disculpe, pero necesitamos su ayuda"

Pero la historia más triste de todas, y que sucedió el día que terminé de escribir  esta reflexión, es la de una jovencita de 14 años que se cortó las venas y cuando la encontraron ya era tarde, se había desangrado por completo y murió, la causa, el divorcio de sus padres. 

Que pena, que  dolor y que impotencia.   Dios hizo la familia con un propósito, para que enseñara a los hijos los principios de la Palabra, para que  protegiera a los hijos y les enseñara a valerse por si mismo, cuando llegue el momento.   Pero el egoismo, el irrespeto, la falta de temor a Dios y la inconciencia de los padres, les hacen actuar de una manera inconcebible y grotesca, los adultos muchas veces piensan en su bienestar y se olvidan de los hijos,  el precio más alto por las malas decisiones de los padres, lo pagan los chicos.
Es tiempo de actuar y de no  dejar que: 
1. Los medios de comunicación sigan siendo las niñeras electrónicas de nuestros chicos,  que a su vez les condicionen y les llenan de basura la cabeza.
2.  Es tiempo de poner las cartas sobre la mesa y empezar a tomar decisiones responsables en relación a la crianza y cuidado de nuestros hijos.
3. Es momento de pensar más en la vida de los hijos, en sus sueños, intereses, en sus aspiraciones, que en nuestro propio bienestar.
4. Es el momento de ser mayordomos de la herencia que Dios nos dió.
5. Es el tiempo de sembrar valores y principios en el corazón de nuestros chicos.
6. Es el momento  de dedicar tiempo de calidad a nuestros hijos.
7. Es momento de ser amigos de nuestros hijos.
8. Es momento de poner un alto en nuestras actividades diarias y reflexionar sobre el legado espiritual  que estamos dejando a nuestros hijos.
9. Es momento de dejar de  proveer sólo en lo  material a nuestros hijos, proveamoslesen lo espiritual.
10.  Es el momento propicio para ser una verdadera familia, de acuerdo a la voluntad de Dios para nuestros hijos.  
11. Es el tiempo de comunicarnos frente a frente con ellos.
12. Es el tiempo de disciplinar con  amor a nuestros chicos.
13. Es tiempo de jugar y divertirnos con nuestros chicos, sudemos la camiseta junto con ellos.
14. Es el momento de aconsejar sin gritar a nuestros chicos. 
15. Es momento de corregir sin criticar a  nuestros hijos.
16. Es tiempo de dejar de comparar a nuestros hijos con otros. 
17. Es el momento de buscar de Dios en familia.
18. Es el momento de consolar a nuestros chicos. 
19. Es el momento de arreglar con amor y tolerancia las diferencias que existen entre los miembros de la familia.
20. El tiempo de ser ejemplo para nuestros hijos. 

Y tú que estás esperando... es el momento de ...

Con amor para tí y para mí...

4 comentarios:

e l i z a b e t h dijo...

hola muchas gracias, recien me estaba creando el blog y no esperaba encontrarme con la sorpresa de un comentario tan repentino.
con respecto a lo de poteta no lo creo mucho, soy humilde y solo escribo lo que sale del alma.
me gustaria saber un poco mas de ti. adios.

Luisa Loida Torres Quintanilla dijo...

Claro Elizabeth eres poeta, escribes muy lindo y si es para Cristo lo harás mucho mejor. amén

HEURECA HURRA dijo...

HOLA MUY BONITO TU BLOG, FELICITACIONES

Walentino dijo...

http://walentino.blogspot.com/