jueves, 4 de febrero de 2010

QUITA LAS MANCHAS Y LAS ARRUGAS DE TU TRAJE ESPIRITUAL...

así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Efesios 2:25

El Espíritu Santo está preparando la Novia para el encuentro con su Novio Jesucristo.

¿Cómo quiere el Señor a su novia? Llena de heridas, de resentimientos, amarguras, estas cosas están en cierto sentido deteniendo la venida del Señor. Hay muchísimas señales de la venida de Jesucristo, como terremotos, hambre, pestes, entre otras cosas que evidencian la inminente Parusía de Cristo. Pero Él viene por una iglesia sin mancha y sin arruga y aquí es donde cobra sentido y se vuelve necesario el ministerio de Sanidad interior, el cual es para el embellecimiento de la Novia a través de la obra del Espíritu Santo. No es un legalismo (como el vestido, el pelo, la apariencia entre otros) Es Espíritu Santo desea quitar manchas y arrugas de las vestiduras espirituales y limpiarlas a tal grado que estén resplandecientes.

Las manchas son heridas que sangran , y no hechas con metal o cuchillo, son heridas del alma causadas por el abandono de los padres, el rechazo de los progenitores, el engaño de un hombre a una mujer, la cual es abandonada por su pareja, después que éste se da cuenta que está en cinta. Tambien las palabras como golpes de espada, laceran, matan la autoestima. Las manchas del alma también son causadas por la contaminación espiritual que hay en el mundo, por las modas, las filosofías huecas, el folklore, la tradición y la religiosidad. Cristo se entregó, e hizo lo que tenía que hacer, para santificar y limpiar y así tener una iglesia gloriosa.

Las arrugas: estas vienen por la edad. Y se forman por la amargura, rechazo de relaciones truncadas. También las arrugas se forman por las inclemencias del tiempo, demasiado sol sobre la piel, mala alimentación y hasta por enfermedades que agotan las fuerzas de quienes las padecen. Para detener el envejecimiento espiritual, en necesario no dejarte tanto tiempo expuesto al sol del mundo, es menester además una dieta balanceada, basada en los nutrientes integrales de la Palabra de Dios, además debes comer muchas frutas y verduras del Espíritu para que tengas las defensas necesarias contra los ataques de los virus y bacterias del mal y del pecado.

Hay otro ingrediente que se debe tomar en cuenta para vivir en la libertad en que Cristo nos hizo libres, y este es el antídoto de la amargura, el resentimiento y el odio, su nombre es el perdón.

El perdón. Desata el pasado. La sanidad del alma no borra el pasado; pero quita el dolor.

El perdón no es un sentimiento es una decisión. Cada uno es libre de decidir si vive atado al pasado o rompe con la Espada de la Palabra las cadenas o ataduras que atan a las personas.

Cada cristiano es responsable de buscar con la ayuda del Espíritu Santo la sanidad interior, y así con responsabilidad e integridad, esperar la segunda venida de Cristo.

¿Cómo están tus vestiduras?

El tiempo es preciso y de un momento a otro sucederá el encuentro con el Novio.

ESTEMOS LISTOS...

Con amor para ti y para mí…

No hay comentarios: